¿Qué es la Osteopatía?

Es un método de diagnóstico y tratamiento holístico, es decir, que ve a la persona en su globalidad, que busca las causas primarias de la enfermedad para tratarlas con técnicas manuales, restableciendo el equilibrio entre las estructuras anatómicas, esqueleto, músculos, ligamentos, vísceras, cráneo, tejido conectivo y su función, permitiendo que el propio cuerpo ponga los mecanismos necesarios para recuperar su propio equilibrio interno aliviando así el dolor

La osteopatía surgió como disciplina médica en el último cuarto del siglo XIX como respuesta a los fracasos de la medicina tradicional en la patología funcional. Se basa en la aplicación de técnicas manipulatorias que persiguen reestablecer la movilidad de tejidos y órganos, teniendo en cuenta los elementos fisiológicos, neurológicos y biomecánicos que hacen del cuerpo humano una unidad desde el punto de vista anatómico. Según la definición de la Academia de Osteopatía de Bélgica, la osteopatía “es un abordaje diagnóstico y terapéutico manual globalizador de las disfunciones de la movilidad articular y tisular en general, en el marco de su participación en la aparición de las enfermedades”.

La Osteopatía es una técnica terapéutica, que puede integrarse perfectamente dentro de los programas de rehabilitación, enfocada a la recuperación funcional de los pacientes que sufren problemas dolorosos de espalda y en las que las manos constituyen una herramienta imprescindible y eficaz para el diagnóstico y el tratamiento. Tras la realización de una detallada historia clínica y la interpretación de diferentes pruebas complementarias (analíticas, radiografías, etc.) se procede a la exploración corporal estática y dinámica del paciente para establecer un diagnóstico preciso.

El tratamiento se basa en el masaje, estiramientos musculares, inhibición de puntos dolorosos y, finalmente, manipulaciones vertebrales indoloras. Como complemento final, el paciente aprende una serie de normas y ejercicios de fácil realización que le ayudarán a combatir los factores de riesgo de un problema doloroso.

Indicaciones

Traumatología y Reumatología:
Problemas articulares, esguinces, hernias discales, ciática, lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, sacroileitis, cervico-braquialgias, coccigodinia, fibromialgia, artrosis, artritis, tendinitis.

Ortopedia:
Cifosis, hiperlordosis, escoliosis.

Respiratorio:
Sinusitis, rinitis, otitis, alergias, alteraciones respiratorias, asma, bronquitis.

Visceral:
Trastornos del aparato digestivo. Problemas ginecológicos.

Odontología:
Problemas temporo-mandibulares y de ortodoncia.

General:
Mareos, vértigos, estrés, ansiedad, cefaleas, secuelas de accidentes de tráfico.

Inicio | Dónde estamos | Contacte con nosotros